Una selección de los mejores vídeos Montessori
Sensorial  
Niños con el material sensorial
 
   
Clasificar con los ojos cerrados

Materiales:

- Una bandeja.

- Cuatro vasitos.

- Un bol.

- Cuatro tipos de objetos pequeños diferentes. ( cuatro o cinco de cada máximo.) : En la foto hay dos tipo de pasta diferente, lentejas y arroz.

Una tela para cubrir los ojos.

Presentación:

Invitar el niño/niña.

Llevar el material a la mesa.

Dar el vocabulario a la niña: vaso, bandeja, garbanzo etc.

Tapar los ojos de la niña.

Guiar la mano de la niña al bol donde están mezclados todos los objetos.

Dejar que la niña clasifique los objetos.

Verificar, destapando los ojos.

Volver a mezclar los objetos.

Devolver el material a su sitio.

Objetivos:

Ampliar el vocabulario del niño.

Trabajar el sentido estereognostico ( tocar y reconocer un objeto sin verlo.)

Desarrollar la concentración.

Preparar el niño para las matemáticas.

Prepara la mano para la escritura.
Edad: A partir de dos años.

 
   
Pelota Montessori
Esta es la pelota Montessori, con un cascabel en su centro. Esta pelota permite a los bebes agarrar la pelota con facilidad. La pelota rueda pero menos de un metro, permitiendo desarrollar las ganas de estirar el cuerpo para cogerla, y luego gatear. Pero no rueda demasiado para no frustrar el niño.
   
El teorema de Pitágoras

Para un triángulo rectángulo: la hipotenusa al cuadrado es igual que la suma de los dos catetos al cuadrado.

Vamos a comprobar este teorema con el material arriba expuesto:

Quitamos todos los cuadrados rojos.
Quitamos todos los cuadrados verdes y azules.
Mezclamos todos los cuadrados azules y verdes en el grande cuadrado ( anteriormente rojo.)
Dividimos todos los cuadrados rojos entre los dos cuadrados más pequeños.( Anteriormente verde y azul.)
No faltan ni sobran ninguno. EL teorema esta comprobado.

Nota: Esta actividad se puede realizar como un simple puzle para los pequeños. Y una vez que el niño haya entendido y asimilado la raiz cuadrada y elevar al cuadrado, entonces se le puede entroducir esta formula.
Gracias: a IKER de Pamplona, por haberme regalado este material tan fabuloso.
   
Los reyes y el castillo del cubo del trinomio
Cuento escrito por la Doctora María Montessori y adaptado por Céline Hameury.
Para ver el texto original ver el libro: The discovery of the child.
 

Nota personal:

He tomado la libertad de adaptar el cuento original a mi manera. He puesto por ejemplo en femenino a la Reina de la Torre rosa. Que cada cuenta-cuentos adapte los sexos de los protagonistas a sus deseos.

Se puede igualmente reinventarse la Historia: mi marido nombro a Fernando el católico al cubo rojo, Isabel al cubo azul etc.

Material:

· Una alfombra.
· El cubo del trinomio.
· La torre rosa.

Los personajes del cuento:

La Reina de la paz: El cubo más grande de la torre rosa.
El embajador del rey de la paz: El cubo más pequeño de la torre rosa.

Los reyes que tienen demasiado calor: El cubo rojo.
Los prismas rojos y negros son los hijos de los Reyes rojo. Y los dos prismas negros son sus pajes.
Los reyes que siempre tiene frío: El cubo azul.
Los prismas azules y negros son los hijos del rey y de la Reina azul. Y los dos prismas negros son sus pajes.
Los reyes que no tiene bastante espacio: El cubo amarillo.
Los prismas amarillos y negros son sus hijos y los dos prismas negros son sus pajes.

   

El cuento:

Había una vez cuatro familias de reyes. La familia real roja, la familia real azul y la familia real amarilla vivían en el lado Sur del río y la Reina rosa vivía en el lado Norte del río. La Reina rosa era la Reina de la paz. Cada Rey del lado Sur tenía su propia familia vestida del mismo color que él y dos pajes vestidos de negro.

Un día la reina Rosa decidió enviar a su embajador hacer una visita de cortesía a sus vecinos. Para este gran acontecimiento cada Rey ordeno su Corte (su familia y sus pajes) para recibir al embajador con dignidad. En su visita, el embajador noto el malestar general de las tres familias reales. La familia roja tenía demasiado calor en su castillo, la familia azul tenía demasiado frío en su castillo y la familia amarilla no tenía bastante espacio en su castillo. El embajador de la Reina volvía al castillo de la torre rosa e informo del estado crítico en el cual se encontraban las tres familias Reales.

Para tratar de resolver este dilema, la reina rosa propuso construir un gran castillo e invitar a cada familia a compartir este gran castillo. Pero cuando el embajador rosa fue a proponer la idea, se negaron todos. Cada familia prefería quedarse en su propio castillo aunque este sea demasiado caliente, frío o pequeño.

Cuando la Reina rosa escucho el rechazo absoluto de sus vecinos las familias reales, decidió reunir a todos sus concejales en la torre rosa para tratar de encontrar otra solución. Y entre todos, tuvieron una muy buena idea: Cada familia real iba a vivir en el mismo castillo, pero cada uno en un piso separado, y cada familia tendrá que convivir con un embajador de cada otra familia para asegurarse la paz y el respeto de las reglas de convivencia del castillo.
La reina envío otra vez a su embajador a proponer esta gran idea a la familia Real roja. Los reyes rojos aceptaron y se fueron a vivir en el rincón más lejano del castillo. Justo a su lado quisieron poner a su hijos, primero los más grandes y a continuación los más pequeños. Cerca pero separado vinieron a vivir el embajador del rey azul y el embajador del rey amarillo. Y finalmente los dos pajes del Rey rojo cerraron las puertas del piso. Y los dos embajadores rojos se quedaron a fuera para irse luego a vivir con cada otro Rey.

Los reyes azules aceptaron también la proposición, pero ellos quisieron vivir en el centro mismo del castillo. Ellos quisieron ser rodeados de su familia así que pusieron a sus cuatro hijos a su alrededor. A continuación entraron el embajador rojo y el amarillo y se pusieron en cada esquina del piso para vigilar adecuadamente todos los acontecimientos de la vida Real. Finalmente los dos pajes del Rey azul cerraron las puertas del piso. Y el embajador azul se quedo fuera para irse a vivir con el Rey amarillo.

Finalmente entraron los reyes amarillos. Y decidieron irse a vivir al rincón opuesto al Rey rojo y su Reina. Ellos quisieron poner sus hijos pequeños entre ellos mismo y sus hermanos mayores. El embajador rojo y el amarillo cogieron sus sitios en el centro mismo del piso. Y los dos pajes del Rey amarillo cogieron sus sitios en las habitaciones restantes.

Desde ese día los tres Reyes pudieron vivir en paz y harmonía en este nuevo castillo que nombraron: “el gran castillo del cubo del trinomio”. Y el embajador de la reina rosa volvió a su sitio de observación arriba del todo de la famosa torre rosa para esperar su próxima misión.

FIN

   
Lista de material para sensorial:
  1. Los cilindros con botón.
2. La torre rosa.
3. La escalera marrón
4. Los listones
5. Las cajas de colores 1, 2,3.
6. Las tabletas de tacto.
7. La caja de las telas.
8. Las cajas de sonidos.
9. Las campanillas Montessori.
10. Las botellas de olores.
11. Las tablillas barricas.
12. Las botellas de sabor.
13. Las botellas térmicas.
14. Las tablillas térmicas.
15. Los cilindros sin botón.
16. El gabinete geométrico.
17. Los sólidos geométricos.
18. La bolsa misteriosa.
19. Los triángulos constructivos.
20. El cubo del binomio.
21. El cubo del trinomio.
   
La torre rosa y la escalera marron:

(hasta un gato lo puede hacer.)

Un video de Pau y su amigo disfrutando de la Torre rosa:

 

Es importantísima para trabajar:

La vista: Escoger siempre del más grande al más pequeño. Discriminar los tamaños.

El orden: Todo se hace sin hacer ruido, y si no hay orden, la torre no se hace bien.

La concentración: Para hacer la torre sin que se caiga, hay que estar muy atento a lo que hacemos.

La coordinación De los ojos y los dedos.

EL lenguaje: El grande y el pequeño. (Son los que difieren en magnitud, no en forma, es decir aquellos en que las tres dimensiones cambian más o menos proporcionadamente.)

Las matemáticas: Hay 10 cubos, que disminuyen de diez centímetros a un centímetro de lado. Es decir que el niño puede efectuar la autocorrección por simple vista (si la torre tiene el pequeño primero y el grande encima o se cae o no queda bien y molesta la vista), pero también utilizando el último cubo, el más pequeño pasándolo alrededor de cada cubo, observaras que cabe perfectamente.

Y así también trabajas el concepto grande y pequeño, y pesado y ligero, porque para coger el primer cubo, el niño necesita sus 2 manos y hacer fuerza. Para coger el último, solamente necesita la pinza de sus dedos.

El peso es para ayudar al niño a entender la diferencia entre el más grande y el más pequeño, pero también para indirectamente hacerle trabajar sus músculos finos y gruesos. Y el tamaño como lo he dicho antes es importantísimo para luego entender mejor las matemáticas y para la verificación del ejercicio.

Lo mismo digo más o menos para la escalera marrón.

En la escalera, el lenguaje será: Grueso y delgado. Cambian solamente las dimensiones referentes a la amplitud del objeto y la longitud sigue siendo la misma.

Para verificarlo, el último, el más pequeño, si lo coges y le " haces subir la escalera" verás que queda siempre a la misma altura que el siguiente. Piensa que esto indirectamente les ayuda a entender también la suma: 9+1=10.

Y una vez que el niño puede hacer perfectamente la torre y la escalera, se pueden hacer muchas experiencias con los dos materiales: Hacer la escalera marrón, y juntar al lado la escalera rosa, van perfectos uno con el otro. Y luego, puedes darles " mapas" que tienen que seguir con los dos materiales: Hacer una torre gigante utilizando los dos materiales. Y muchas más cosas...

   
El panel de las cerraduras

Material:

Un panel de 70cmx70cm. Con 6 puertas abriendo cajones de diferentes colores. Cada puerta tiene una cerradura diferente a las demás.

Objetivos:

Trabajar:

La coordinación Visio- manual de los niños.
La psicomotricidad fina: abrir las cerraduras.
La psycomotricidad gruesa: los niños trabajan de pie fortalezando sus piernas.
La Independencia: Aprender a ser capaz de abrir y cerrar solo una puerta.
El razonamiento: como abrir las cerraduras.
Los colores: repasamos los colores escondiendo un objeto en el cajón del color que queremos trabajar con el niño.

Edad: A partir de 15 meses.

   
Un panel multiuso

Material:

Este panel no ha sido creado por Maria Montessori, pero sigue su línea de educación.

En la parte superior: Insertar anillas con su soporte.

A continuación: la niña tiene que insertar formas geométricas en su hueco correspondiente. EL objeto se caerá en una bandeja cubierta por un poco de moqueta para amortiguar el golpe. El espero de fondo permite ver la forma en todas sus dimensiones y que la niña se pueda observar mientras trabaja.

Finalmente la niña tendrá que insertar las formas de su hueco correspondiente para luego recogerla dentro de su cajón.

Presentación:

Dejar que el niño descubre por el mismo todas las posibilidades del panel.
Observar el niño.
Ayudar el niño si necesario poniendo por ejemplo el dedo índice encima de hueco correspondiente a la forma elegida por el alumno.

 

Objetivos:

Psycomotricidad gruesa: vemos que la niña se tiene que estrechar para llegar a tocar las anillas. Y que se trabaja de pie.
Psycomotricidad fina: Las piezas se cogen que coger con la pinza de los dos dedos para escribir.
La coordinación oculo manual: poner la anilla en su soporte, y las formas en su hueco.
La discriminación visual: poner la anilla en el soporte correspondiente.
El lenguaje: Anilla, rosa, azul, cubo, cilindro etc.…
Y el sentido estéreo gnóstico: reconocer las formas geométricas manipulándolas.

   
El juego de las campanas

Material:

Tres campanas de sonido muy diferentes: la más grave, la mediana y la más aguda.

Si son las campanas Montessori (todas del mismo color) y estamos con niños pequeños, le podemos pegar una pegatina de color diferente en cada campana.

Una masa para tocar las campanas.

Una alfombra.

Presentación:

1. Invitar al niño.
2. Nombrar el material: “hoy vamos a tocar las campanas, esto es una campana, esto es una masa. Sirve para hacer sonar la campana.”
3. Llevar el material a la alfombra.
4. Toca la primera campaña tres veces dejando un segundo o dos entre cada sonido.
5. Toca las demás campanas de la misma manera.
6. Pregunta al niño si quiere tocar en las campanas.
7. Una vez escuchado los distintos sonidos, pide al niño que cierre sus ojos (o que se dé la vuelta)
8. Toca una campana tres veces.
9. Pregúntale al niño si sabe cual has tocado: “la azul.” “ esta” …
10. Repite la actividad tantas veces como lo desea el niño.
11. También le puedes pedir al niño que te lo haga a ti.
12. Devuelve el material a su sitio.

Objetivo:

Desarrollar la percepción aditiva del niño.

Enriquecer el vocabulario del alumno.

Controlar la fuerza de su cuerpo: no golpear demasiado fuerte la campana.

Edad: A partir de dos años.

Extensión:

Luego puedes tocar dos campanas una detrás de la otra y preguntar en qué orden has tocado las campanas. E ir añadiendo poco a poco más campanas.

Poner las campanas y pedir al niño que las ponga en orden del más grave al más agudo.

Enseñar el nombre de cada nota con los tres periodos de aprendizaje.

En actividad de grupo (a la hora del círculo) pedir a cuatro niños de elegir cada uno una campana y hacer la sonar. Pedirle a cada uno que se ponga en un rincón diferente de la clase. Pedir a los demás niños que cierran sus ojos. Un niño toca su campana, y los demás deben reconocer de cual rincón o quien ha tocado la campana.

Más tarde podemos probar diferentes sonidos, fabricando nuestras propias campanas, piano de agua etc.…

NOTA: Las fotos representan campanas afinadas pero que no son las campanas de Maria Montessori.

   
La cesta de los tesoros

Materiales: Todo tipo de material:

Telas de todos los tamaños y colores.

Corchos, pinzas, gafas viejas, cucharas de metal y plástico, parte de un tronco, cuerda, cadenas de váter, papeles de colores, trozos de lana, botes de crema corporal y cualquier objeto que no sea peligroso y bastante grande para que los niños no lo puedan tragar.

Una cesta de mimbre sin asas de fondo ancho es lo ideal, pero una cubeta sirve también.

Edad: A partir del momento que el niño se puede mantener sentado un buen rato.

Objetivos: Dar la posibilidad a los niños más pequeños de descubrir su ambiente y empezar a desarrollar sus sentidos.

Extensión:
Hacer cestas de temas: toda una cesta de tela/ de madera/ de metal…
Poner diferentes cestas en el suelo y dejar que el niño vaya de una a otra

Presentación:
Poner los objetos en la cesta.
Presentar la cesta al niño poniendo un poco de magia. (Sonreír y hacer una cara de sorpresa o alegría: “ mira lo que tengo!!!!!” )
Coger un objeto, tocarlo con atención por ejemplo haciéndole rodar entre sus manos, olerlo, ver si hace ruido, ver si rueda etc.…
Invitar al niño a coger un objeto y descubrirlo de la misma manera.
Dejar el niño explorar y jugar con todos los objetos y observarle:
. Se lo pone todo en la boca.
. Imita situaciones de la vida real (se pone la pulsera en el brazo)
. Escoge los objetos ruidosos/ los más pequeños/ los más vistosos…
. Hace torre, o inserta un objeto con otro…
. Quiere romperlo para estudiar su interior.
. Agrupa los juguetes de una forma u otra (por color/ forma/textura…)
. Saca todos los objetos y vuelve a ponerlos dentro de la cesta…
. Y se pueden observar muchas más cosas que os dejo descubrir.
   
Las tablillas barricas

Material:

Tres grupos de tablillas de madera, de las mismas dimensiones, pero diferentes en peso y colores. Las tablillas deben de ser de madera muy suave, y Barnizadas. Hay tres distintos pesos: pesado, muy ligero y entre medio. Las tablillas varían de color (colores naturales: marrón obscuro, marrón claro y beige) en función de su grado de peso.

También necesitamos una caja de madera para guardar las tablillas.
Una tela cuadrada que servirá a definir el espacio de trabajo y proteger el material.

Presentación:

1. Invitar el niño a hacer una nueva actividad contigo.
2. Invita el niño a preparar sus dedos poniéndoles en agua templada.
3. Preséntale el material y explícale que “vamos a sentir la diferencia entre lo que pesa y lo que no.”
4. Llevar la tela cuadrada a la mesa.
5. Llevar la caja con las tablillas a la mesa.
6. Por la primera presentación solamente utilizaremos las tablillas que pesan mucho y las que pesan poco.
7. Coge una tablilla obscura (que pesa mucho) y Ponla despacito encima de tus dedos. (la cara de tu mano mirando arriba). Haz una cara como si te pesa muchísimo exagerando la expresión.
8. Mira al niño y dile que esta tablilla pesa mucho!
9. Prepara la mano del niño y ponle la tablilla correctamente encima de sus dedos.
10. Invítale a repetir contigo que esta tablilla pesa mucho.
11. Haz lo mismo con la tablilla más clarita. La que menos pesa.
12. Pon la tablilla que pesa mucho en una mano del niño y otra que no pesa en la otra mano del niño y déjalo observar y sentir las diferencias.
13. Invita el niño a mover suavemente sus manos arriba y abajo para notar más las diferencias.
14. Devuelve el material a su sitio.

Segunda presentación:

Procede de la misma manera que el primer día.
Luego invita el niño a cerrar los ojos (le puedes poner una venda para tapar sus ojos si lo acepta). Ponle una tablilla en cada mano y pregúntale cual pesa más/menos…
Tercera presentación:
Añade las tablillas de peso medio, mezclarlas vendar los ojos del niño y dejar que el niño haga parejas de peso.
Al final, pregúntale al niño si puede encontrar en la clase algo que pese mucho/poco/ muy poco etc.…

Nota:

Si el niño es pequeño, existen unos cilindros de madera con diferencias de peso más fáciles de distinguir con el control de error (un punto de color por cada pareja). La presentación en este caso sería similar a la presentación de las cajas de sonidos. (Hacer parejas por peso y verificar al final su trabajo dándole la vuelta a los cilindros y ver si los puntos de colores son iguales.)

 

Extensión:

Podemos rellenar botes/botellas con materiales de manera a hacer parejas de peso idénticos. Poner la mitad de las botellas en un rincón de la clase y la otra mitad en la otra parte de la clase. Pesar una botella e ir a buscar su pareja.

 

Objetivo:

Diferenciar el peso.
Aprender nuevo vocabulario: pesado, ligero…

Control de error: El color de las tablillas.

   
El cubo del binomio

Material:

Una alfombra.
El cubo del binomio.

Presentación:

Ver el video

 

Objetivos:

Familiarizar el niño con el binomio.
Trabajar su discriminación de tamaños y colores.

Para entender la formula:

 
   
Los cilindros sin botón

Primera presentación:

Material:

Una alfombra
La primera caja de los cilindros sin botón.
Para mi la primera es la roja: del más ancho al más estrecho pero que todos tienen la misma altura.

Presentación:

1. Invita el niño.
2. Explícale que le vas ha enseñar los cilindros sin botón.
3. Llevar el material a la mesa.
4. abrir la caja despacito y dejar la tapa al lado derecho de la caja.
5. sonreír a al niño.
6. sacar muy despacito cada cilindro y poner lo de forma mezclada delante de la caja.
7. hacer con la mano como si estábamos buscando cual coger.
8. Poner el dedo encima del más ancho.
9. Sonreír al niño.
10. Poner el cilindro más ancho justo aparte. (si el niño es muy pequeño se puede poner en otra alfombra.)
11. Sonreír al niño.
12. Buscar el secundo más grande de entre los demás.
13. ponerlo al lado del primero como haciendo un tren.
14. Seguir de la misma manera hasta haber puesto todos los cilindros del más ancho al más estrecho en fila.
15. Sonreír al niño.
16. Devolver el material a su sitio.
17. Invitar al niño a hacerlo otra vez.

Nota:

Este bien de “equivocarse” a propósito de manera que el niño vea lo que tiene que hacer si se equivoca.
Una vez que el niño esta muy familiarizado con el material se le puede introducir el vocabulario: ancho y estrecho. Cogemos el cilindro más ancho y el más estrecho, se lo dejamos tocar, y se le enseñamos con los tres periodos.

Objetivos:

Discriminación visual de los tamaños.
Lenguaje: ancho, estrecho, alto bajo, grande pequeño…
Pre-matematicas.

Edad: A partir de 2 años.

Segunda presentación:
Una vez hecho el "tren" con los cilindros, se hace la torre del más ancho hasta el más estrecho. ( ver foto)

   
Las tablillas del tacto

Material:

Tres pares de tablillas con papel de lija:

El primer par tendrá papel suave.
El segundo par tendrá papel un poco más rugoso.
El tercer par tendrá papel de lija muy rugoso.

( Más tarde se podran añadir más tablillas.)

Una caja o cesta para guardar las tablillas.

Presentación:

1. Invita el niño.
2. Explica al niño que para hacer este ejercicio tenemos que “ ablandar” las yemas de nuestros dedos por eso vamos a lavarnos las manos con agua templada.
3. Nombra el material: “Estos son tablillas de papel de tacto.”
4. Llevas el material a la mesa.
5. Sacar las tablillas una a una y ponerlas una encima de la otra debajo de la caja.
6. Coger la primera tablilla y ponerla debajo de la pila de tablillas.
7. Coger otra tablilla de la pila y ponerla a la derecha de la otra.
8. Con la mano izquierda tocar de arriba abajo la primera tablilla de forma muy suave.
9. Con la mano derecha tocar de arriba abajo la tablilla que esta a la derecha .
10. Si son iguales poner las una al lado de la otra.
11. Si no son iguales, guardar la tablilla de la mano derecha y coger la segunda de la pila.
12. Proceder de la misma manera hasta tener las tres parejas.
13. Devolver el material a su sitio.

 

Más tarde podremos hacer este ejercicio con los ojos vendados.
Y también se podrán poner las tablillas de la más rugosa a la más suave.
Para trabajar la memoria a corto plazo se puede hacer este ejercicio poniendo una pila de tablillas en un rincón de la clase y otra pila en el otro rincón y el niño debe acordarse del tacto yendo de una pila a la otra para buscar la pareja.
Otra actividad será buscar un material que tenga el mismo tacto que cada tablilla: rugoso como la arena del patio, suave con la tela de mi falda etc.

Edad: Maria Montessori recomienda este material a partir de tres años. Pero personalmente yo dejo que los niños de 2 años empiezen a utilizarlo.

 

 

Objetivos:

Desarrollar:

El tacto.
El control muscular de los dedos: Tocar de forma muy suave.
El sentido de la observación.
La concentración.
El lenguaje: Rugoso, suave, papel de lija.

 

Control de errores:

El color de las tablillas y el tacto. Y yo añado detras de cada tablilla un gomet de color ( como para las cajas de sonidos.)

   
Una variación de los cilidros sin botón
La primera foto es la creación de niños de casi tres años: una flor.
La segunda foto ha sido creado por un niño de dos años. Como se ve en la foto no esta perfecto, yo, su maestra, no he intervenido en nada más que para hacer la foto.
   
Los cilindros con botón

Material:

El primer bloque de cilindros:

10 cilindros de la misma altura.
Todos cambian de diámetro.

El 2ª bloque de cilindros:

10 cilindros cada uno diferente.
Todos disminuyen en altura y diámetro.

El 3ª bloque de cilindros:

10 cilindros cada uno diferente del otro.
Cada cilindro disminuye de diámetro y aumenta en altura.

El 4ª bloque:

Todos los cilindros tienen el mismo diámetro.
Cada cilindro disminuye en altura.

Una alfombra.

Presentación:

1. Invita el niño.
2. Lleva la alfombra al suelo.
3. Desenrolla la alfombra.
4. Ves donde están guardados bloques de los cilindros.
5. Enseña al niño el nombre del ejercicio. “estos se llaman los cilindros con botón.”
6. Enseña al niño como coger lo: Una mano en cada extremidad del bloque.
7. Invita al niño a llevar el bloque de cilindros a la alfombra.
8. Pon el bloque en la alfombra en el rincón izquierdo arriba.
9. Pon los tres dedos de la pinza encima del 1ª cilindro y enseña “en el aire” como vas a coger el cilindro.
10. Coge despacito el primer cilindro y dejarlo delante del bloque. Delante de su hueco.
11. Haz lo mismo con los demás cilindros hasta formar una línea horizontal delante del bloque.
12. Admira tu trabajo. Sonríe al niño.
13. Coge el 1ª cilindro (el cilindro más a la izquierda) y devolvedlo despacito a su sitio.
14. Haz lo mismo con los demás.
15. Sonríe al niño.
16. Devuelve el material a su sitio.

Al día siguiente:

Haz lo mismo pero al lugar de poner cada cilindro en frente de su hueco, mezcla los.
Luego coges el primer cilindro, y lo pones encima de cada hueco desde el más izquierdo hasta el más derecho hasta encontrar el conveniente.

Cuando el niño esta muy seguro de si mismo haciendo este ejercicio se le puede bandar los ojos. Entonces se trabajara el sentido táctil. Con la mano izquierda tocara los huecos del bloque y con la mano derecha tocara los cilindros.

Más tarde:

Una vez trabajando todos los cilindros, de uno a uno, podemos mezclarlos:

Haciendo un triangulo con los bloques y poniendo los cilindros al interior del triangulo y al final haciendo un cuadrado con los 4 bloques y poniendo los cilindros en el interior de cuadrado.

Objetivos:

Concentración. Coordinación. Preparación para la escritura. Orden.

Lenguaje:

Cilindro. Alto/ Bajo. Ancho/ estrecho. Grande/ pequeño.

Edad:

A partir de 1 año. (Con bloques reducidos a la mitad.)